lunes, 1 de noviembre de 2010

Una Fuerza que me llena

Hay días en que me replanteo mi futuro, es decir que es lo que quiero en esta vida, la que me toco, la que disfruto. Me repito todo llega cuando tiene que llegar, prefiero vivir el presente me gusta más porque vivo el ahora, quizás siempre espero cosas buenas para mi porvenir, siento que hay una fuerza en aquello, una fuerza que viene del corazón y que inunda todo mi ser;  hay personas en este mundo que viven amargadas consigo mismas porque nunca tienen lo que quieren o no se satisfacen, con lo que les tocó en la repartición o nunca se encuentran conformes por diversos motivos; por ejemplo las personas ricas nunca están satisfechas siempre quieren más, la ambición es buena para obtener nuestros logros, pero no, si esta va acompañada con odios, avaricias y rencores. Nos ha tocado una vida, una sola, que es irrepetible las cosas que vivimos ahora son partes de nuestras decisiones y debemos ser consecuentes.

Me gusta escuchar a Andrés Calamaro con sus canciones con letra de poesía, pero estoy en desacuerdo con la pelea de toros, eso me parece aberrante, pero no quiere decir que voy a odiar a Andrés por esos gustos extraños.

He leído un poco de la Obra de Nietszche, me gustan sus citas no lo voy a negar, pero así como tengo una cierta admiración hácia su obra, no estoy deacuerdo con la idea de que Dios ha muerto.  Y bien tengo que ser consecuente conmigo misma admiro al autor,pero no comparto sus creencias, porque para mi Dios si existe, y está presente en las cosas simples, que al contemplarlas son un pequeño paraíso,una gran obra de arte.Las cosas simples son las que no disfrutamos porque estamos tan absortos con la tecnología actual que ya no nos maravillamos por una puesta de sol o el trinar de las aves en primavera u observar a las golondrinas jugar en el pequeño cielo de un jardín olvidado. Creo que no valoramos aquello y si no valoramos las pequeñas cosas como valoraremos las grandes, como reconoceremos al verdadero amor de nuestras vidas si andamos cegados y no llenamos nuestra vida de esa fuerza que nos empuja a seguir viviendo, creo en Dios y no lo niego. Aunque actualmente hablar de EL se ha vuelto una cosa de locos,  lamentablemente no vemos raro a un joven lleno de piercings vestido de negro que dice ser adorador de la oscuridad, pero si alguien habla de Dios nos alejamos o lo tratamos de evitar, es que no queremos escuchar las verdades que hay en nuestros corazones¿?. No soy religiosa y hace mucho que no asisto a misa, es más no creo en las religiones pero si me preguntan que si creo en Dios, yo respondo que sí, pues EL me rescató de una terrible depresión, en eso bajones inesperados, en esos días terribles, en esas noches interminables cuando las lágrimas caían de mis ojos porque simplemente ya no las podía contener. Pero de eso quedó en el pasado, lo que fue ayer ya paso. Ahora solo hay  rayitos de luz jugando conmigo. Hoy tengo ánimos para sonreir, no ser una persona dura o rígida llena de formalidades, a veces las reglas se deben romper, y recordar que no soy la única en el mundo que sufre, debemos tener FE, no culpar a Dios por lo que pasó, pues sólamente nosotros tomamos nuestras decisiones, y puede que estas no sean las mejores pero son nuestras y debemos ser consecuentes. A veces escucho decir a las personas no creyentes, que si existe Dios porque permite la pobreza, el hambre en África, las guerras entre los musulmanes y judíos. Y yo pregunto porque echar la culpa a Dios de nuestras decisiones, acaso no son los hombres que permiten que la gente muera de hambre en África, que contrariedad en EEUU la gente muere de afecciones cardiácas debido al sobrepeso porque simplemente porque comen en exceso. Y en las guerras ni uno de los países en conflicto gana, debido a que el único ganador es el vendedor de armas que lucra con ambos países en conflicto. Esto es sólo un par de los miles ejemplos que podría nombrar. Así que por lo que a mi concierne son los hombres quienes con sus malas elecciones han alejado al creador, y ellos mismos se siente todopoderosos que no hay que cuestionarlos, pero eso es un autoengaño. Dios existe y es quién nos da la fuerza para continuar, y creo que si tenemos a Dios en nosotros lo demostramos con nuestra acciones cambiando nosotros mismos, y no esperando que el otro cambie.

 Con nuestras pequeñas acciones de bondad hacemos ver que Dios existe, está en nosotros elegir ser quien queremos ser. Por mi parte lo estoy haciendo tal vez con el pasar de los años me he dado cuenta que ya no soy la persona caprichosa de antes. Dios está  tratando con mis defectos y estoy siendo honesta conmigo misma, no soy perfecta pero el cambio me sienta bien y me gusta, no quiero acumular rencores en mi vida quiero vivir con alegría y transformar mis tristezas en gozo y sé que el propósito de mi vida está en buenas manos.


No hay comentarios: