sábado, 30 de octubre de 2010

La casualidad de mi vida

Una escena poética... Los Amantes del Círculo Polar Ártico



ANA:
Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases.
Sí...Podría contar mi vida uniendo casualidades.


OTTO:
Es bueno que las vidas tengan varios circulos, pero la mia, mi vida, solo ha dado la vuelta una vez, y no del todo, falta lo más importante. He escrito tantas veces su nombre dentro. Y aquí, ahora mismo, no puedo cerrar nada.
Estoy solo

jueves, 21 de octubre de 2010

La escafandra y la mariposa



Nota: una escena poética...y todo poema me gusta

martes, 19 de octubre de 2010

Agnes Von Kurowsky y Ernest Hemingway

El 7 de marzo de 1919 Agnes le escribe a Hemingway lo siguiente:

"El amor por ti sigue presente en mí, pero más en la forma de amor de una madre por su hijo que el de una novia, se que esto va a ser duro para ti, pero espero que algún día me entiendas y me perdones para que puedas recordarme con afecto."

viernes, 15 de octubre de 2010

El mismo Amor la misma Lluvia

Sobre el miedo tendría que escribir yo ...

jueves, 14 de octubre de 2010

Napoleón y Josefina

Yo no te pido amor eterno ni fidelidad, tan sólo la verdad...franqueza sin límites, el día que me digas -te amo menos- será el ultimo día de mi amor o el último de mi vida
Frase en la carta de Napoleón a Josefina, escrita el 8 de junio de 1796.

martes, 12 de octubre de 2010

Goethe y Bettina

"No hay motivo para que tenga miedo de entregarme a este sentimiento, porque no soy yo quien lo sembró en mi corazón"

Frase de la carta de Bettina que escribe a Goethe el 15 de junio de 1807

viernes, 8 de octubre de 2010

mi destinatario

“Si me preguntan para quién escribo me preguntan por el destinatario de mis poemas. La pregunta garantiza, tácitamente, la existencia del personaje.

De modo que somos tres: yo; el poema; el destinatario. Este triángulo en acusativo precisa un pequeño examen.

Cuando termino un poema, no lo he terminado. En verdad lo abandono, y el poema ya no es mío o, más exactamente, el poema existe apenas.

A partir de ese momento, el triángulo ideal depende del destinatario o lector. Únicamente el lector puede terminar el poema inacabado, rescatar sus múltiples sentidos, agregarle otros nuevos. Terminar equivale, aquí, a dar vida nuevamente, a re-crear."

ALEJANDRA PIZARNIK