domingo, 5 de abril de 2009

Entre el otoño y la melancolía

Y llegó abril, el mes que me divide entre el encanto del esperado otoño y la melancolía por el recuerdo de la mujer que me dio la vida.

Existen momentos donde desearía encapsular el tiempo, esos días tan maravillosos con ocasos memorables, quizás es por eso que no dejo de mirar hacia atrás, y me cuesta...como el día en que iba caminando sola por una larga avenida, y un niño me regaló una sonrisa, un gato se dejó acariciar, unos pajaritos me regalaron su canto, ese día pude apreciar esos detalles que hace que la vida tenga más sentido de lo que parece, pues el hecho de estar aquí es también un privilegio. Tal vez suene idílico, pero ese día si existió, no lo compartí con nadie, fue mi momento puede que suene egoísta, pero al vernos a nosotros mismos, hacia nuestro yo interno, nos encontraremos con una larga lista de interminables defectos propios.
Algunos familiares me dicen que me parezco a mi madre, pero en realidad sé que somos distintas, yo no podría tener su paciencia o su capacidad para hacer multioficios… ser madre, ser mujer y ser empresaria. Me pregunto si podré seguir su ejemplo. Solo el tiempo lo dirá.

Pdta. 1 Hoy es un día que recuerdo con tristeza y con pesar pero también es un homenaje hacia ella. La canción es AFTER HOURS de Velvet Underground. Me recuerda a Mamá y las noches en que tocaba mi puerta para abrigarme o darme una taza con café, cuando tenía noches de desvelo junto a los libros.



Pdta. 2 I LOVE MOM

4 comentarios:

2M dijo...

Me he sentido identificado con algunos pasajes de vida, momentos breves, pero placenteros como los describes en tu artículo.

"respirar, beber un vaso de agua después de una resaca, respirar un puesta de sol, ver vivir a mi hijo, sentir un grano de arroz deshacerse en tu boca".

Gracias, me has hecho sentir nostálgico, como dice mi amigo Guillermo Giacosa, los recuerdos te hacen vivir again.... sé que volverán, y otra vez estaré triste y alegre - un sentimiento mediocre como el placer-

2M

penetracultura.blogspot.com

yui dijo...

es tan placentero disfrutar de los pequeños detalles que vivimos, que recordarlos nos rememora a tiempos que nos pueden hacer reir o llorar o quizás simplemente sonreir ... gracias a ti por leerme :)

ALEX dijo...

Lo más hermoso de este mundo no tiene precio, sólo se necesita una alma pre-dispuesta a vivir.

Linda canción.

;)

yui dijo...

asi es amigo Alex y lo mas valioso tampoco podria ser valorado economicamente es quizas por ello que atesoro los momentos y quisiera compartir el don de escribir con libertad