sábado, 10 de enero de 2009

Un día de enero

En un dia de enero del año 2008, salí con el muchacho de la gran sonrisa, de los ojos brillantes, de cabello negro azabache. Recuerdo que quedamos de encontrarnos cerca a un centro comercial, me iba a acompañar a buscar el DVD de Andrés Calamaro el concierto del regreso; curiosidades de la vida su primer nombre también es Andrés. Nuestra salida fue un tanto espontanea por no decir accidentada, luego de tantas vueltas A encontró el DVD, luego de que perdiera las esperanzas… Me transforme y estaba tan contenta que lo único que quería era llegar a mi casa, entrar a mi habitación y poner play al DVD, pero no podía ups recordé… estaba acompañada. A me dijo y ahora a donde vamos (en mi mente surgía la idea yo a mi casa tu no se) le dije que a caminar, y si que caminamos, lo bonito fue escuchar lo que pensaba hacer en el futuro, me confesó que quería ser corredor de bolsa y que le gustaría casarse, que su primer hijo se llamaría ANDY, bueno yo sinceramente estaba que contenía mis ganas de reír y no por sus confesiones que de por si eran buenas, si no por mí, le dije que yo no pensaba casarme, pero que si me gustaría adoptar un niño, a lo que el replico, pero y los tuyos .. es la ley de la vida, luego empecé a rebatirle mis argumentos, para finalmente darme por convencida, le dije que sí pensaba en casarme tendría que ser tan sencillo e íntimo que me gustaría que fuera en el campo o frente al mar, nada de fiestas ni pomposidades.. Hasta hoy pienso que fue curioso que hablásemos de ello.

Aun me quedan esas imágenes dibujadas en mi mente, de esa tarde con el cielo gris, las calles vacías y los autos inmóviles, he rescatado lo mejor de ese día, porque en otros pasajes los detalles con A no fueron los mejores hasta entonces. Y luego ambos nos dimos cuenta que mirábamos tan distinto el mundo, que terminamos por convencernos que éramos polos opuestos; A es demasiado realista para soñar conmigo una soñadora inalcanzable. Pero de todo le agradezco haberme sacado muchas sonrisas y por haberme regalado por navidad el libro Cuentos de Eva luna de Isabel Allende, que ya desde ahora es uno de mis favoritos.

Aunque A y yo nunca pudimos estar, tal vez por ser como el Yin y el yang, todas nuestras conversaciones posteriores podrían ser dignas de un libreto para guion de teatro… hemos hablado como amigos y nos hemos enojado como un par de enamorados. Ahora solo me queda reír y volver a leer los cuentos de Eva Luna, y la dedicatoria que escribió, las palabras que quedaran en mí “Un libro más para tu biblioteca pero una experiencia invaluable para tu alma”. A seguirá siendo un gran amigo mío, aunque ya no lo vea tan seguido…ni caminemos juntos por las calles de Tacna, sé que volveré a ver su gran sonrisa y su mirada llena de carisma.

2 comentarios:

ALEX dijo...

Creo que a veces el gusto por una persona es, justamente, porque piensa diferente.
Muy buena musica con la banda Coldplay. Un abrazo para ti amiga.

yui dijo...

si es posible .. digo talvez... ha pasado un año y 8 meses, èl los conto, es que hemos salido luego de ese largo tiempo, pero las cosas son tan diferentes como nuestras vidas, nunca mantuvimos nada los dos, solo esa amistad extraña,porque ni mejores amigos nos consideramos, si es que èl lee este blog alguna vez... porque tengo la certeza que no lo ha hecho, lo que escribi lo recalco no es un declaracion o algo por el estilo solo es un escrito que fluye de mi, porque me gusta plasmar mis pensamientos, estamparlos en este lugar que es mi espacio en letras..